• Mar 08, 2018
Agua de Mar: su uso en el ámbito deportivo

 

 

Agua de Mar: su uso en el ámbito deportivo

 

En todos los deportes es muy importante la hidratación (dependiendo si se realizan al aire libre o en espacios cerrados, la humedad del ambiente, la temperatura, si la actividad es aeróbica, de fuerza o combina ambas), pero no nos interesa hablar de cuánto, cómo ni de que forma, sino... ¿debemos de beber solo agua durante o tras la práctica deportiva?

Podemos utilizar muchos tipos de bebidas isotónicas y recuperadoras que hay en el mercado de diferentes laboratorios, pero yo te pregunto: ¿y si optamos por el agua de mar?

 

Primero hablaremos de la composición del agua de mar:

Principalmente está compuesta por agua H2O en un 96,5% y el 3,5% restante es una disolución variable de casi todos los elementos químicos en pequeñas cantidades o trazas.

 

 

 

Desde hace años se analiza el agua de mar, pero uno de los pioneros en estos estudios fue el oceanógrafo William Dittmar que analizó 77 muestras recolectadas en los océanos Atlántico, Pacífico e Indico en la expedición del Challenger (1873-1876). En 1884 determinó halógenos, sulfatos, cloruros, carbonatos de sodio, magnesio, calcio y potasio. La concentración de estas sales variaba poco y su porcentaje se mantenía constante. Son las responsables de las características de salinidad desempeñando un papel importante en los equilibrios fisicoquímicos y bioquímicos de los océanos.

Las sales disueltas están formadas por 10 elementos principales: cloro, sodio, magnesio, azufre, calcio, potasio, bromo, estroncio, boro y flúor (ordenadas de mayor presencia a menor).

Como hemos comentado el cloro y el sodio son las sales que mayormente se encuentran en el agua de mar en forma de cloruro de sodio (sal común): 80%.

El magnesio es el segundo, combinado con otros elementos nos lo encontramos formando cloruro de magnesio, sulfato de magnesio y bromuro de magnesio.

El azufre nos lo encontramos en forma de sulfatos y el calcio, aunque en menor proporción, relacionado con el cloro tiene una presencia también constante.

El potasio es el sexto compuesto que también se relaciona con el cloro, pero su composición puede variar según la zona donde se haga la extracción del agua (cerca de la costa su porcentaje es menor), dependiendo de la descomposición del detritus o la formación de compuestos arcillosos.

El bromo, aunque en pequeña proporción, se extrae como detonante de combustibles líquidos y el estroncio, poco estudiado y de difícil acceso.

Finalmente tenemos el flúor y el boro (en forma de ácido bórico).

Lo mas sorprendente es que la cantidad y composición del cloro y sodio del mar es semejante a los líquidos orgánicos como la sangre, líquidos viscerales o el líquido intersticial por lo que es un dato mas para pensar los beneficios del agua marina en nuestro cuerpo.

Todos los elementos citados anteriormente juegan un gran papel en el ecosistema marino formando exoesqueletos de animales, caparazones, corales, algas marinas... y su movilidad es constante basado en el ciclo de la vida.

Además de las sales minerales podemos encontrar oligoelementos: en el agua de mar encontramos hasta 79 de los citados oligoelementos cuya concentración es relativamente constante gracias a que son consumidos por los seres vivos y se acumulan en ellos y tras su uso son devueltos al mar, y a la actividad geoquímica propia del océano.

Entre los que su concentración es constante encontraríamos el hierro, manganeso, cobre, sílice, yodo (alta concentración en algas) y fósforo.

Aquellos cuya concentración es variable e incluso ínfima serían el cadmio, titanio, cromo, talio, germanio y antimonio.

 

 

Muchos estudiosos han hablado bondades del consumo del agua de mar, entre ellos podemos encontrar a Rene Quinton (biólogo y fisiólogo), uno de los primeros impulsores del uso de agua de mar, utilizó ésta para tratar diversas enfermedades a principios del siglo XX. En su Fundación nos hablan de las múltiples maravillas y beneficios de su consumo, pero vamos a profundizar en el tema.

 

Como primera idea podríamos hablar de la similitud entre el agua marina y nuestro “medio interno” (refiriéndonos a la proporcionalidad mineral como hemos comentado anteriormente). Cito textualmente a Claude Bernard:Claude Bernard (1813-1878) fue el creador del término “medio interno”, con el cual denominó al líquido de los intersticios y por su similitud con el agua de mar, refrendaba la posibilidad del origen de la vida en el mar. A finales del siglo XIX este aserto constituyó el paradigma adoptado en el mundo por los investigadores”.

Como segunda idea muy interesante es que tanto en nuestro medio interno como en el agua del mar se desarrollan organismos vivos. Sigo citando textualmente: “el 10 de Mayo de 1960 el Dr Pierre Colinet, exdirector de los servicios de salud del Alto Comisariado en Alemania y ex asesor de la Organización Mundial de la Salud, escribió una carta en la que indica que el plasma desarrollado por el Dr Quinton es un medio óptimo para el desarrollo celular ya que permite la supervivencia de células frescas hasta ser implantadas”.

El Dr Ménétrier uno de los padres de la oligoterapia, también está a favor del consumo de agua de mar. En el siglo XX desveló la importancia de los terrenos biológicos y su importancia con las enfermedades. Su teoría se basa en la receptividad que cada uno tenemos de las enfermedades y de éstas con los intercambios orgánicos (uno de los más importantes es la relación con el ácido-base de nuestro cuerpo). Y de aquí el uso de los oligoelementos como terapia de la Nutrición Celular Activa mas adelante. 

 

 

Beneficios del consumo de agua de mar

 

  1. Regula nuestro peso corporal y nuestra glucemia en sangre:

Un equipo de investigadores del Departamento de Biotecnología de la Universidad de Daegu, con el Dr. Hwang al frente, obtuvieron unos resultados interesantes a la hora de investigar con ratones:  el grupo que consumía agua de mar con respecto al que bebía agua de grifo, reducía su peso en un 7% y los niveles de glucosa un 35%, mejorando también en el  test de tolerancia a la glucosa con respecto al grupo control. En cierta parte esto se podría extrapolar al organismo humano. 

 

2. Regula nuestra capacidad de oxidación de los lípidos

En otro estudio se empleó agua de mar profunda (DSW) para ver el efecto en los lípidos sanguíneos y su capacidad antioxidante en sujetos hipercolesterolémicos. En conclusión, DSW fue aparentemente eficaz en la reducción del colesterol total de la sangre y LDL y también en la disminución de la peroxidación de lípidos en sujetos hipercolesterolémicos.(Fu et al.,2012)

 

3. Mejora de la fatiga en deportistas y mejora la recuperación muscular:

Durante la ejecución de cualquier deporte eliminamos sales minerales y toxinas a través de nuestro sudor por lo que tras la realización de cualquier deporte es necesario devolverle al cuerpo todo aquello que hemos perdido. Además de proteína e hidratos de carbono según nuestros objetivos deportivos, deberíamos de reponer aquellas sales que nuestro cuerpo necesita para rendir en el siguiente entrenamiento. Una buena opción es el agua de mar para evitar una desmineralización.

El sodio, en concreto, evita la deshidratación intracelular al mismo tiempo que aumenta la captación de glucosa por los músculos, por lo tanto la recuperación de glucógeno muscular va a ser más rápida (El doctor Manuel Antonio Ballester, responsable del Instituto del Deporte del Hospital USP San Jaime de Torrevieja).

Por otro lado el bicarbonato, el magnesio y el potasio van a ayudar a alcalinizar nuestro medio interno y evitar la acidificación del tejido intersticial, produciendo menor incidencia de lesiones musculares y articulares.

Con este artículo no pretendo que bebáis directamente del agua del mar. Debe ser un agua previamente preparada para su consumo humano. Pero antes de nada, ¿cómo debéis beberla día a día?

Podemos encontrar dos tipos de agua de mar:

Isotónica: como mantenimiento diario (ha sido rebajada de 36g/l que contiene el mar a 9gr/l que contienen los líquidos del cuerpo humano). Podemos tomarla como haríamos con cualquier bebida isotónica ras la actividad deportiva.

Hipertónica: para una mayor recuperación tras la actividad deportiva de gran fatiga. Éste agua no está rebajada y su salinidad es mayor que la de nuestro medio interno por lo que su uso debe ser bajo supervisión médica y para actividades de gran fatiga en la que haya una pérdida de gran cantidad de sales minerales.

 

Actualmente yo consumo el agua de mar adquirida en el  Aldi que contiene 78 minerales y oligoelementos (www.aguademar.es) tras la práctica deportiva o durante. En una botella de un litro, ¼ parte es agua de mar y ¾ partes agua. Pero también se puede utilizar en la cocina para cocer arroz, vegetales, legumbres e infinidad de cosas.

 

 

Ahora... ¿A que estas esperando para probarla?

 

Gracias por seguirnos, si necesitáis ayuda podéis acudir a nuestros servicios de asesoramiento nutricional o contactar con nosotros.



Fuentes de información: 


https://www.fundacionrenequinton.org/blog/beneficios-beber-agua-mar/

https://elaguademar.wordpress.com/tag/elementos-quimicos/

http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen1/ciencia2/12/htm/sec_16.html